Hipertensión Arterial
Tamaño de Texto Larger Font Smaller Font

Los valores normales de presión arterial en el adulto son: Bajo 120 mm Hg (milímetros de mercurio) de presión sistólica y bajo 80 mm Hg de presión diastólica.

Cuando el valor de la presión sistólica es sobre 140 mm Hg y la diastólica está sobre 90 mm Hg (sobre 140/90). Existen distintos grados de intensidad de hipertensión, los  que determinan un mayor riesgo de enfermedad al corazón y enfermedades cerebrovasculares (hemorragia cerebral).

CLASIFICACIÓN Sistólica (mm Hg)
Diastólica (mm Hg)
NORMAL <120 y < 80
PREHIPERTENSIÓN 120-139 y < 80
HIPERTENSIÓN (ESTADIO 1) 140-159 o 90-99
HIPERTENSIÓN (ESTADIO 2) 160-179 o 100-109
HIPERTENSIÓN (ESTADIO 3) 180-209 o 110-119
HIPERTENSIÓN (ESTADIO 4)
Igual o >210 Igual o >120

¿Basta con una sola “toma” de presión arterial para determinar hipertensión?

Para identificar si una persona tiene hipertensión arterial debe promediarse al menos dos mediciones o” tomas” de Presión Arterial, efectuadas en dos o más controles sucesivos, distinto al control inicial.

¿Cómo se clasifica la hipertensión en el caso de que los valores de presión sistólica y diastólica estén en distintos grados de severidad?

Cuando el nivel de Presión arterial sistólica y el nivel de Presión arterial diastólica están en distintas categorías, debe considerarse el valor en la categoría más alta para su diagnóstico y nivel de riesgo. Por ejemplo, si una persona tiene una presión arterial sistólica de 150 mm Hg y una diastólica de 110 mm Hg, es decir, de acuerdo al valor de la presión sistólica sería una hipertensión grado 1 y por la diastólica un grado 2, entonces, esta persona debe clasificarse como hipertenso grado 2,  porque prima el valor con el nivel de riesgo más alto.

¿Qué implicancias en salud tiene la “Prehipertensión” arterial?

Es un rango de valores que sin representar una hipertensión arterial propiamente tal, permite identificar personas en riesgo de desarrollarla. Entonces, cuando los valores de presión arterial sistólica están entre 120 y 129 mmHg y los valores de la diastólica están entre 80 y 89 mmHg, esa persona debe ser evaluada por un médico especialista y modificar su estilo de vida, adoptar una alimentación saludable y aumentar la actividad física.

¿Cuáles son las complicaciones de la hipertensión arterial?

Las principales complicaciones de la hipertensión arterial son las enfermedades cardiovasculares, enfermedad de las coronarias e infarto del miocardio. Las hemorragias cerebrales también son frecuentes y se presentan especialmente en hipertensos no controlados o que abandonan su tratamiento. También presentan complicaciones a nivel arterial, por oclusión; a nivel ocular, retinopatía hipertensiva; y a nivel renal, estenosis arterial renal por ateromatosis y nefroesclerosis.

¿Cuáles son los beneficios de la modificación del estilo de vida y de la reducción de la Hipertensión Arterial?

  • La baja de peso es la medida con el mayor efecto antihipertensivo y se asocia con una reducción de 5 a 10 mmHg por cada 10 kilos de peso perdidos. Una dieta baja en sodio y alta en frutas y verduras permite la reducción de 8 a 14 mmHg. Una actividad física regular y moderada, como por ejemplos caminatas, favorece una reducción de 4 a 9 mmHg y la reducción del consumo de alcohol aporta una reducción de 2 a 4 mmHg.
  • La disminución de la presión arterial reduce entre un 35 a 40% el desarrollo de enfermedades cerebrovasculares, un 25% los infartos del corazón y se asocia a una reducción de un 50% de las fallas cardíacas.
  • El consumo de tabaco es un factor de riesgo en el desarrollo, mantenimiento y agravación de la hipertensión.

¿Qué dieta debe consumir el paciente hipertenso?

La primera medida es la restricción del consumo de sodio (sal). Se debe indicar en todos los pacientes hipertensos, aún cuando existen un porcentaje de hipertensos que no responden bien a esta medida. En aquellos hipertensos que deben usar medicamentos para el control de su hipertensión, la disminución de la sal permite que incluso que se requieran dosis menores.

¿Cuánto sodio tiene la sal?

Recuerde que el elemento dañino para la salud es el sodio. El sodio es una parte de la sal común y de otros componentes como bicarbonato, glutamato monosódico y otros aditivos presentes en alimentos procesados. Si usted es hipertenso, lea siempre cuidadosamente el listado de ingredientes en los envases y revise la etiqueta nutricional.

 

  • Sal = Cloruro de sodio
  • 1 gramo de sal= 400 mg de sodio y 600 mg de cloruros
  • 1 cucharadita de té de sal corresponde aproximadamente a 5 ½ gramos de sal

¿Cuánta sal se debe consumir diariamente?

Se recomienda para personas sanas un consumo máximo de 4 a 6 gramos de sal al día, considerando lo contenido en los alimentos y la cantidad que se agrega en las preparaciones. En niños menores de dos años no se debe agregar sal a las comidas y en los preescolares su consumo no debe ser superior a dos gramos.

¿Cómo seleccionar alimentos para la dieta de un hipertenso?

¿Cuáles son los alimentos prohibidos en la dieta de los hipertensos?

Alimentos enlatados en general, cubos de caldo, galletas, cecinas, quesos, embutidos, snacks salados, bicarbonato de sodio, ablandador de carne, salsas en general, sopas en sobre. “SAQUE EL SALERO DE LA MESA”

Contenido de sal (cloruro de sodio) de algunos alimentos prohibidos para hipertensos.


¿Tiene sodio la sal denominada “Sal Diet”?

Existe en los supermercados una sal denominada “Sal Diet” que contiene un 50% menos de sal (sodio) o la mitad de sal en relación a la sal común. Es decir, tiene sodio y por lo tanto no se debe usar en pacientes con dietas hiposódicas. Este producto puede ser usado por personas sanas que voluntariamente quieran reducir el contenido de sal/sodio de la dieta.

¿Deben realizar actividad física los hipertensos?

Se recomienda para los hipertensos una actividad física moderada y continua que ha demostrado tener un efecto hipotensor durante la actividad y después de su ejecución.  El ejercicio moderado tiene un mayor efecto hipotensor que el ejercicio intenso. Se recomienda siempre en lo posible, una evaluación previa al entrenamiento. La intensidad debe graduarse de acuerdo a las capacidades individuales. Una forma práctica de graduar la intensidad es observar si cuando está practicando actividad física puede hablar, sino puede entonces debe reducir la intensidad. Practique caminatas, bicicleta. No se recomienda la práctica de pesas en los hipertensos.

 

Sabía usted que ...

Vitamina D
Tamaño de Texto Larger Font Smaller Font

La vitamina D o Calciferol es más bien una hormona que una vitamina y es producida en el cuerpo, por la acción de los rayos ultravioletas sobre la piel. Así, la exposición al sol favorece su desarrollo, excepto en aquellas personas que cubren su cuerpo o evitan el sol o que viven en zonas con poca luz solar. En aquellos que la obtienen de la dieta, se comporta como una vitamina.

Dos componentes, el 7- dehidrocolesterol presentes en las grasas de animales y el ergosterol presente en los vegetales, sirven como sustancias de donde se origina vitamina D (precursores), obteniéndose el colecalciferol o vitamina D3 y el ergocalciferol o vitamina D2 respectivamente. La vitamina D, también está presente como tal en los alimentos y es mejor absorbida en el intestino, cuando la dieta contiene una cantidad adecuada de grasas. Esta vitamina, juega un rol fundamental en la mineralización o formación de los huesos, porque regula la absorción de calcio a nivel intestinal y el mantenimiento de una adecuada relación calcio fósforo.

Se encuentra en productos de origen animal, especialmente la leche con toda su grasa, yema de huevo e hígado y en aceites de pescado o pescados con alto contenido de grasa como el salmón.

El déficit de vitamina D, se manifiesta como raquitismo (falla en la formación del hueso) en los niños y como osteomalacia en adultos (reducción en la cantidad de hueso formado). El exceso puede producir intoxicación, especialmente en niños, generando hipercalcemia (aumento del calcio en la sangre) e hipercalciuria (aumento del calcio en la orina) con daños variables de los riñones y del corazón en forma irreversible. Recientemente se han publicado que muestran un efecto protector de la vitamina D en el cáncer de colon.