Leguminosas
Tamaño de Texto Larger Font Smaller Font

Las leguminosas denominadas también “legumbres” son alimentos con un gran aporte nutritivo. Se presentan, en general, como granos secos separados de las vainas donde se producen: porotos, garbanzos, lentejas, arvejas. La soja también es una leguminosa de gran interés en nutrición. Las leguminosas son el alimento de origen vegetal con mayor contenido de proteína altamente disponible. Las leguminosas contienen proteínas de alta calidad (sólo son deficitarias en un aminoácido, la metionina). Esto se compensa al mezclar las leguminosas con cereales cuando

se preparan alimentos. También tienen una importante cantidad de fibra dietética (12% en especial de galactomananos), hidratos de carbono (como almidón 54%), grasa en pequeña cantidad (ácidos grasos monoinsaturados y ácidos grasos poliinsaturados), minerales como calcio, hierro, magnesio y zinc, vitaminas casi todas excepto B12 y D y B2 en pequeña cantidad.

 

Sabía usted que ...

Azúcar
Tamaño de Texto Larger Font Smaller Font

El azúcar de mesa (sacarosa) es el alimento con que endulzamos muchas de nuestras comidas, bebidas y otras preparaciones culinarias. El azúcar proviene principalmente de la remolacha o de la caña de azúcar. La más utilizada es el azúcar refinado que no contiene fibra dietética como tampoco vitaminas o minerales, aportando sólo energía (4 kcal por gramo). Se utiliza especialmente como endulzante y también como espesante en postres y productos de pastelería.

También podemos encontrar azúcar integral que resulta de la extracción del jugo de la caña de azúcar. Al no refinarse, este tipo de azúcar mantiene una pequeña cantidad de minerales como el magnesio, fósforo, hierro, sodio, potasio, calcio, vitaminas como B1 y B2 y fibra dietética soluble. El color café del azúcar integral se debe a la presencia de fibra soluble.

Las bebidas gaseosas, los caramelos, helados, galletas y el azúcar de mesa son la principal fuente de sacarosa de la dieta. Estos alimentos por su alto contenido de azúcar favorecen el desarrollo de caries dentales y el desarrollo de obesidad, ya que habitualmente se consumen en forma frecuente y en cantidades importantes, aumentando de este modo la ingesta de calorías diarias.