¿Produce celulitis el agua con gas?
Tamaño de Texto Larger Font Smaller Font
El gas se utiliza sólo para dar una sensación gustativa diferente al agua. Una vez ingerido el gas no es absorbido en el aparato digestivo. La celulitis se produce por acumulación de agua y grasas, asociada a una ingesta excesiva de calorías, vida sedentaria y alteraciones hormonales, entre otras causas.
 

Sabía usted que ...

Calcio
Tamaño de Texto Larger Font Smaller Font

El calcio es el mineral más abundante del organismo.

Se encuentra formando parte de los huesos y de los dientes. La principal fuente de calcio en la dieta es la leche y sus derivados, como queso, quesillos, yogurt y leches cultivadas. También aportan calcio, pero en menor cantidad, algunos vegetales verdes como el brócoli, espinacas, soja y algunos alimentos enlatados como por ejemplo el atún, salmón y mariscos como las ostras.

Del calcio ingerido se absorbe en promedio alrededor de un 30%. Existen factores que mejoran su absorción intestinal como son la presencia en cantidades adecuadas de vitamina D, cuando existe un medio ácido (jugos cítricos). Por eso la ingesta de suplementos de calcio o píldoras debe ser efectuada de preferencia con las comidas. La absorción de calcio también mejora en los períodos de la vida con mayores requerimientos, como son la adolescencia, el embarazo y la lactancia. Existen otros factores que limitan su absorción como son el medio alcalino, por ejemplo, el consumo frecuente de medicamentos o tabletas antiácidas, así como, los alimentos que contienen cafeína como el café y las bebidas cola.

Algunos componentes presentes en vegetales como el ácido oxálico y el ácido fítico, así como, una alta ingesta de fibra dietética y de proteínas (dietas hiperproteicas) también limitan su absorción.

Las recomendaciones de ingesta diaria de calcio son entre 800 a 1200 mg de calcio. Una taza de leche aporta en promedio 200 mg de calcio. Una ingesta sobre 2 gramos diarios (2000 mg), en presencia de alta dosis de vitamina D, puede generar hipercalcemia que se puede traducir en calcificaciones en tejidos blandos y riñones, así como también, problemas de constipación. El exceso de calcio puede interferir, además, con la absorción de otros minerales como hierro, zinc entre otros.