NUTRICIÓN Y CÁNCER

Numerosos estudios observacionales que relacionan patrones de alimentación con desarrollo de cáncer muestran que aquellos países que han incorporado un patrón de alimentación denominado “occidental” con ingestas de alimentos con alto contenido energético(calorías), de grasas y azúcares presentan un mayor número de casos de cánceres de mama, próstata, colorrectal, esófago, estómago e hígado sugiriendo que algunos factores dietarios podrían estar relacionados con su desarrollo. Este patrón tipo “occidental” ha reemplazado las dietas tradicionales que contenían un predominio de cereales integrales, leguminosas, frutas y verduras. En general, estas dietas entregaban un menor aporte energético, un mayor aporte de fibra dietética y un bajo contenido de grasas saturadas y ácidos grasos trans. Los países en vías de desarrollo que han adoptado estos nuevos estilos muestran un perfil de cánceres semejante a los países desarrollados mostrando un aumento en el número de cánceres de pulmón, colorrectal, así como también, de mama en mujeres y próstata en hombres. Los estudios de migraciones de poblaciones muestran como la población migrante adquiere las características en relación a cáncer de la zona de destino, sugiriendo que el medioambiente, más que la herencia, sería responsable de las diferencias en las tasas de cáncer entre las regiones. Por ejemplo, los hombres japoneses tienen dos veces más cáncer colorrectal que los que viven en Japón y  las mujeres iraníes que migran a Canadá muestran un aumento de 4 veces en la incidencia de cáncer de mama y una importante disminución en hombres y mujeres de cáncer de esófago y de estómago

 
ENVASES PLÁSTICOS Y ALIMENTOS

Muchos cambios han tenido los envases de alimentos, desde la vasija de greda usada para el almacenamiento de alimentos en la antigüedad hasta nuestros días. Del vidrio, papel y cartón hemos pasado a una gran variedad de envases  denominados genéricamente plásticos. Estos nuevos envases fueron posible gracias a la capacidad para unir diferentes moléculas orgánicas para formar otras más grandes y pesadas, semejantes a las resinas vegetales, que son las denominadas resinas sintéticas o plásticas.

¿Cuáles son las características generales de los envases de plásticos para alimentos?

Los envases de alimentos deben fabricarse con materiales autorizados, que no modifiquen la composición o el sabor o el olor de los alimentos y no cedan componentes que constituyan un riesgo para la salud.

 
UNA BREVE HISTORIA DE LA SAL

El uso de la sal en la alimentación de los seres humanos está documentada en la historia de antiguas civilizaciones. Antes de Cristo ya se usaba como conservante de alimentos, y se obtenía ya sea, proveniente de minas de sal o producto de la evaporación del agua de mar. Los chinos la usaban como coadyudante en la elaboración de salsas, especialmente, en la antigua y conocida salsa de soya, así como también, en salsas de pescado. Se cuenta que un impuesto establecido al uso de la sal permitió construir la gran muralla china. El tema de los impuestos a los alimentos con alto contenido de sal pareciera entonces, no ser algo tan nuevo y en vez de entregarlo para murallas, en la actualidad, podría ser utilizado para impulsar campañas de alimentación saludable y no estaríamos haciendo algo tan nuevo.

 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Siguiente > Fin >>

Página 1 de 12

Sabía usted que ...

Vitamina D

La vitamina D o Calciferol es más bien una hormona que una vitamina y es producida en el cuerpo, por la acción de los rayos ultravioletas sobre la piel. Así, la exposición al sol favorece su desarrollo, excepto en aquellas personas que cubren su cuerpo o evitan el sol o que viven en zonas con poca luz solar. En aquellos que la obtienen de la dieta, se comporta como una vitamina.

Dos componentes, el 7- dehidrocolesterol presentes en las grasas de animales y el ergosterol presente en los vegetales, sirven como sustancias de donde se origina vitamina D (precursores), obteniéndose el colecalciferol o vitamina D3 y el ergocalciferol o vitamina D2 respectivamente. La vitamina D, también está presente como tal en los alimentos y es mejor absorbida en el intestino, cuando la dieta contiene una cantidad adecuada de grasas. Esta vitamina, juega un rol fundamental en la mineralización o formación de los huesos, porque regula la absorción de calcio a nivel intestinal y el mantenimiento de una adecuada relación calcio fósforo.

Se encuentra en productos de origen animal, especialmente la leche con toda su grasa, yema de huevo e hígado y en aceites de pescado o pescados con alto contenido de grasa como el salmón.

El déficit de vitamina D, se manifiesta como raquitismo (falla en la formación del hueso) en los niños y como osteomalacia en adultos (reducción en la cantidad de hueso formado). El exceso puede producir intoxicación, especialmente en niños, generando hipercalcemia (aumento del calcio en la sangre) e hipercalciuria (aumento del calcio en la orina) con daños variables de los riñones y del corazón en forma irreversible. Recientemente se han publicado que muestran un efecto protector de la vitamina D en el cáncer de colon.